Colusión

DEL REPORTERO

Asegura el clásico que, en la política mexicana actual, prevalecen las complicidades más que las lealtades.

Por años los principios centenarios de lealtad y disciplina -base de la fortaleza de instituciones como la Iglesia y el Ejército-, que predominaron en las décadas más importantes del Sistema Político Mexicano, dieron paso al pragmatismo y con ello a la colusión descarada entre el poder y los criminales.

Seguramente es parte de la historia esa vinculación, pero cuidaban formas y los políticos respetaban su actuar para no ser acusados de estar vinculados con la corrupción y los excesos de poder.

Su futuro dependía de su presente y evitaban los excesos y la ostentación. Eso cambió.

En un ambiente enrarecido, donde la violencia y la inseguridad se presentan todos los días en el país, en algunos estados con mayor frecuencia, ocurren hechos lamentables como que el presidente del Consejo Municipal Electoral de Ciudad Serdán, Gaspar Palacios Monterrosas, haya sido linchado y quemado vivo por pobladores de Tlacotepec de Juárez como sospechoso de un robo.

Se presume que el pueblo lo capturó con otras tres personas que intentaban robar una motocicleta. Uno pudo escapar y dos más fueron rescatados por las policías Estatal y Municipal.

Las primeras investigaciones señalan que el consejero tiene familiares en Tlacotepec, pero el pueblo lo juzgó como parte de la banda y actuó en consecuencia.

Gaspar Palacios fue visto vivo por última vez el martes en el municipio de Tehuacán.

La Fiscalía General informó la noche del miércoles que “se investiga qué hacía el occiso en el municipio de Tlacotepec, cuando ante presuntos señalamientos del robo de una motocicleta, pobladores lo atacaron y lo privaron de la vida”.

Grave la situación que se vive y en la que se vio involucrado un funcionario electoral, no se le puede condenar porque hay que esperar los resultados de la investigación, sin embargo, prevalece la duda de su probidad y la Fiscalía, aunque aún no ha descartado que se haya tratado de una confusión, la turba lo detuvo y agredió con otros implicados.

Palacio Monterrosas, comentaron en Ciudad Serdán, era conocido como un operador electoral con buenas relaciones políticas, las que lo llevaron a la posición que ocupaba en un distrito donde los votos serán importantes en las elecciones del uno de julio.

Lamentable el deceso y la forma en la que sucedió, pero la sospecha de su colusión con los criminales existe porque muchos políticos, y él era uno vinculado con el poder regional, no tienen límites y actúan impunemente.

A la hora que esto se escribe, se confirma el homicidio alevoso del presidente municipal de Tlanepantla, José Efraín García, cuando circulaba a bordo de su vehículo en el camino San Pablo Actipan-Tepeaca y dos camionetas le cerraron el paso para agredirlo, en una región con gran presencia de los huachicoleros.

¿Colusión entre el crimen organizado y el poder?

Tampoco se descarta, por el método usado.

Los demonios están sueltos.

 

DE LAS ANÉCDOTAS QUE SE CUENTAN

El 8 de julio de 2015, el militar Marco Antonio Estrada López director de Seguridad Pública del estado y Tomás Méndez Lozano, jefe del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Estatal, fueron detenidos por el Ejército en un operativo contra huachicoleros en Tepeaca.

La acusación se fundó en la detención de un sujeto con combustible robado a Petróleos Mexicanos.

En su declaración señaló que el teniente Estrada y el jefe del GOES, hombres de confianza del secretario de Seguridad, Facundo Rosas, lo entregaron a la General de la República con la mitad del combustible, ya que el resto asegurado se lo quedaron los jefes policiacos.

En el operativo, los soldados aseguraron en la localidad de San Felipe Tenextepec, perteneciente a Tepeaca, 31 camionetas con combustible robado.

Ese hecho fue el quiebre de la relación entre el gobierno estatal y la federación.

Aunque Rosas dejó la Secretaría, nunca se recuperó la confianza estado-federación.

Estrada y Méndez entraban a las reuniones cerradas de Seguridad que encabezaba el gobernador Moreno Valle y siempre estuvieron al tanto de los operativos y los detalles de la lucha contra el huachicol en Puebla.

Militares y policías federales se sintieron timados y las cosas empeoraron con la llegada de Jesús Rodríguez Almeida a la secretaría de Seguridad, pero esa, es otra historia.

 

fcrisanto00@yahoo.com.mx

fcrisanto@radiooro.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto